El Rapto de Perséfone: Mitología Convertida en Realidad.

Entre los centenares de obras de Gian Lorenzo Bernini destaca exquisitamente el Rapto de Perséfone, por el maravilloso realismo que esta refleja. La maravillosa obra la terminan las agraciadas manos de un Bernini de 23 años en el año 1622, como resultado del encargo realizado por el cardenal Scipione Borghese. Antes de llegar a la casa que actualmente le alberga con calidez, la Galleria Borghese, estuvo más de doscientos años en la villa del Cardenal Ludovico Ludovisi. La obra habla por si misma, observada desde diferentes aspectos presenta partes distintas de la historia que inspiró su creación. Desde su angulo frontal, se observa claramente la resistencia que pone Perséfone al ser extraída de los brazos de su madre Démeter, Diosa Madre, portadora de las estaciones.

Es característico de las obras de Bernini la realidad en los detalles: Si se observa la escultura desde la derecha, se puede observar la forma en que Perséfone estira la piel del rostro de Hades, las lágrimas en el rostro y el viento acariciando su pelo. En la parte inferior, observamos el monstruo de tres cabezas que guarda las entradas al Tártaro, su pelaje perfectamente detallado y la unión de las tres cabezas. Y en una vista frontal, los dedos de Hades apretando fuertemente la carne de su amada. La escultura sería la pieza perfecta durante la Antesforia Siciliana, como ofrenda a la diosa en señal del inicio de su amor.

Lo que parece ser a simple vista como una escultura de mármol blanco, llega a ser más allá que tal cosa, es la pieza maestra, impregnada de cuidadosos detalles, un magnifico contrapposto que rompe con la ley de la frontalidad. El Manierismo reflejado en la obra de Bernini representa a historia del amor de Hades hacia la mujer hija de Démeter, llamada Perséfone, también Proserpina (en la Mitología Romana) Persephassa, Persephatta o Persephoneia.

LA LEYENDA.

La historia de este amor empieza el día en que Hades decide emerger a la superficie de la tierra debido al tedio exhaustivo en el que se encontraba en el Tártaro durante esos días donde no existía el invierno y la hierba siempre era verde. Entre los árboles del Bosque Sagrado montado en su carruaje tirado por corceles negros de ojos rojos, observó a Perséfone jugando con las flores de un árbol y en su pecho inanimado se despertó una llama da vida, el amor. Entonces, como costumbre, decidió tomarla por la fuerza sin pensar que ella no era una más que podría tomar. El suelo a los pies de Perséfone se abrió y él apareció asiéndola por su cadera contra su voluntad, obligandola a descender junto a él hacia el Tártaro. Aún llorando entra al averno a través del lago al cual no se acercaban las aves, símbolo de las puertas del infierno, en la barca de Caronte custodiada por Can Cerberus y el Soberano de los Infiernos.

Démeter dolida por el rapto de su hija y llena de ira, se va en su búsqueda durante nueve días y nueve noches, abandonando el Olimpo. Desdichada al no poder encontrarle y sabiendo de su captura de los labios de Apolo, removió de la tierra sus manos fecundas, y ésta perdió vida, los árboles y animales murieron y las tierras se secaron. Zeus, observando lo sucedido pero sin querer entrometerse no podía dejar que la tierra muriese, así que estableció un compromiso entre Hades y Démeter: Perséfone estaría cuatro meses al lado de su madre y el resto del año con Hades. Zeus no podía exigirle al dios de los infiernos que devolviese a su esposa a la madre porque ya ella había comido granada del Tártaro (lo cual la ataba a él). Hay quienes dicen según indicaciones de Hades y otros que la tomó porque Él le dijo la verdad y debido al tiempo su amor fue aflorando y decidió comerla libremente. Dicho pacto entre los dioses explica los cambios de la primavera, cuando Démeter está feliz por encontrarse junto a su hija libera la vida y los árboles se tornan verdes y todo es más brillante, al invierno, cuando Perséfone regresa al Tártaro y la tierra pierde su color.

 

Lynx.

Anuncios

3 pensamientos en “El Rapto de Perséfone: Mitología Convertida en Realidad.

  1. Que interesante es conocer las historias de nuestros padres a través del tiempo..esta definitivamente no la había escuchado. Interesante teoría sobre las estaciones, es un mito que a veces nos encantaría desentrañar a fondo en nuestra búsqueda de que ese mundo imaginario también suceda en nuestras vidas..sigue así..

    Me gusta

  2. Si mal no entinedo, el rapto no es de Persefone, si no de la diosa de la Primavera. Por favor, si es que a la diosa de la primavera se la llamaba asi, gracias por corregirme. saludos, es muy buen aporte

    Me gusta

  3. Estimada Vanina. Tranquila, para eso estamos. Te cuento que Perséfone o Persephatta era el nombre que le daban los Griegos a la Diosa del submundo, debido a que fue raptada por Hades, el Dios del Infierno. Con la historia que ya les relaté, te indico que ella era Hija de Démeter, la Gran Diosa de la Naturaleza y/o la Agricultura. Y como ya les comenté, cuando no estaba su hija con ella, por su tristeza, las plantas morían, que sería lo que conocemos como el Invierno y cuando Hades la regresaba, las flores vivían una vez más, formandose así el mito de la Primavera. Perséfone entonces representaba dicha estación, tal como lo es su equivalente romana, Proserpina, a quien llamaban Diosa de la Primavera. Básicamente de donde lo veas, este magnífico amor respresenta la llegada de las flores, convirtiendose Perséfone en la Diosa de la Primavera si así quieres llamarlo.
    Espero haber aclarado tu duda. Siempre Lynx Orionis.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s