Vladimir Horowitz: Nuestro Beethoven del Siglo XX

La maestría con la que Horowitz tocaba mi sonata favorita de Beethoven, quisiera haber sido capaz de haberlo contemplado, La Appassionata, ha cautivado mi alma y les presento su biografía como agradecimiento a la inspiración regalada.

El Maravilloso Pianista Ucraniano nace el primero de octubre de 1903 en una pequeña provincia llamada Berdíchev,bajo el mando de su país por el Imperio Ruso, a pesar de que gran parte de su vida la pasaría en Estados Unidos. El piano fue su pasión desde corta edad y en los inicios de su adolescencia ingresó al Conservatorio de Música de Kiev. Su padre fue Ingeniero Electricista. Se gradúa del Conservatorio con los más altos honores. Con gran éxito en sus recitales, Horowitz se impulsa al estrellato por si mismo, alcanzando insólitos números de conciertos a lo largo de Alemania, Francia y el Reino Unido, revelándose como uno de los más virtuosos pianistas de su época y prontamente del siglo.

A partir de su grandiosa presentación en el Carnegie Hall, en Estados Unidos, se consolidó como eminencia mundial. En uno de sus conciertos conoce a Wanda Toscani. con quien se casa en Milán. Horowitz dejó la Unión Soviética luego de la segunda guerra mundial y se nacionalizó en los Estados Unidos de América para volver a Rusia luego de la caida del muro de Berlin.

Muchos historiadores reseñan a Vladimir como caprichoso y en ocasiones insolente debido a exigentes términos con los cuales aceptaba a dar sus conciertos, en exclusividad solo si se cumplían sus rígidas demandas, como por ejemplo: la ubicación del piano, el número de asistentes, la ubicación del teatro, la comida y la hora del concierto, el cual siempre fue exigido a las cuatro de la tarde.

Su tendencia manierista y la exagerada teatralización de sus interpretaciones, le llevaron a recibir 26 Premios Grammy, el Prix Mondial du Disque, la Medalla Presidencial de la Libertad y la Legión de Honor entre otros numerosos reconocimientos

Llegadas las horas del final de su vida se retira de dar conciertos y comienza a adiestrar nuevos jóvenes talentosos para continuar con la tradición. Entre sus obras destacan grabaciones de: Chopin, Listz, Debussy, Beethoven, Skariabin y Prokofiev. Junto a Junto a Franz Liszt, Antón Rubinstein, Ignacy Paderewski y Arturo Rubinstein ha alcanzado las más grandes ovaciones y las carrterísticas de dios que hacen a sus obras asombrar al público y encajar perfectamente en nuestrio perfil de <<No creado por manos humanas>>

Siempre Suya, Lynx Orionis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s