María: Otro amor que destruye corazones.

Como característica principal del romanticismo hispanoamericano, en nuestra amada literatura, se encuentra junto a la superposición del Yo, lo siempre Idílico de la historia. La imposibilidad de dos amores nacidos para estar juntos y la eterna odisea, hacen de dicha travesía el juego eterno del demonio para burlarse del destino. Como todas las historias que captan la verdadera esencia de una amor, este relato nos hace parte de la historia trágica de María y Efraín. Otra travesía de amor que destruye corazones.

Todo comienza cuando Efraín es enviado al exterior, despidiéndose muy joven de su familia. Al volver a casa, luego de seis años, se encuentra con una nueva María, su prima, que le desbocará el amor de su pecho con su belleza física y espiritual. Desde caminatas por los bosques del Cauca, paseos a caballo y lecturas de poesía, hasta miradas profundas y conversaciones animadas, el amor de estos dos jóvenes crece hasta hilvanar sus almas con una costura irrompible. En medio de su romance, la salud de María comienza a decaer debido a la enfermedad de su madre, quién sufría de epilepsia, que se revive en ella. Un ataque envía a su adorada a la cama y Efraín atraviesa el río durante una crecida por una tormenta en la búsqueda de un médico para su María. Esta logra pasar la crisis de salud quedando débil, pero continuando con su amor, aferrándose al alma de Efraín. En medio de la historia Efraín, una vez más, es alejado de su hogar por los estudios, desea quedarse junto a María y formar una familia, ya que no son realmente primos sino que el padre de Efraín y el padre de María eran amigos cercanos y este le pidió que velara de ella al morir siendo ella aún muy pequeña, pero es impedido por su progenitor prometiéndole la mano de María disponible a su regreso. El lapso de un año sucede cuando Efraín recibe la noticia, por un amigo de su padre, de que María está en graves condiciones y pide por su presencia. Sin pensarlo dos veces, sin tomar nada de lo suyo, corre al auxilio de su amada sufriendo la peor de la travesías, con el peor de los pensamientos, la presión más grande y a Cronos, el dios del Olimpo, jugando con su tiempo, haciéndolo pasar tan lento.

“Algo como la hoja fría de un puñal penetró en mi cerebro; faltó a mis ojos luz y a mi pecho aire. Era la muerte que me hería… Ella, tan cruel e implacable, ¿Por qué no supo herirme?…”

“¡En el cielo!” fue lo que la madre de Efraín respondió a la pregunta de dónde estaba su amada. El corazón de este nuevo Romeo cae en pedazos sobre el mundo. Un nuevo amor separado. Todo lo conocido pierde valor y aquello que vas más allá de lo conocido pierde su interés. Ya no hay vida, no hay luz, no existe nada. El amor, tan fuerte, tan ligado, se rompió una vez más, perdido para siempre, plasmado sobre el hermoso papel que nos regala esta historia. Luego de recuperarse del estado semi-comatoso en el que decae Efraín, este decide romper los símbolos de amor, desplantó las rosas que María le enviaba en cada carta, guardó la trenza de su pelo que le había entregado Emma, su hermana, y encierra sus vestidos en la casa de campo, luego parte hacia Europa un nuevo Efraín, otro príncipe de historias de cuentos de hadas oscuros, dolido sin su princesa, sumergido en el dolor, Efraín jamás volverá a ser el mismo.

El simbolismo principal que observamos a lo largo de María, es la continua presencia del cuervo negro persiguiendo los momentos felices que tenían Efraín y su amada juntos, irrumpiendo su ilusión, se posa majestuoso como advertencia de su muerte, un mal augurio que no debió pasar desapercibido. Peor aún sucede cuando en medio dolor, durante la despedida, este cuervo azabache resplandeciente se para orgulloso representando la muerte, burlándose de Efraín, vulgar y pretencioso. No sólo en esta espectacular historia observamos la historia de María y Efraín sino también la tragedia de Nay y Sinar, pero ése es uno que tendrán que descubrir ustedes y contemplar su tragedia.

Siempre Suya, Lynx Orionis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s