Felicidad. Derecho Inalienable e Inamovible.

“La felicidad proviene de la capacidad de sentir profundamente, de disfrutar simplemente, de pensar libremente, de arriesgar la vida, de ser necesitado”

Storm Jameson

Buenas Noches mis queridos lectores. Una vez más me dirijo a ustedes desde este pedazo de mi que está abierto para que juntos compartamos las enseñanzas que arduamente aprendemos de nuestra querida vida. Esta noche quisiera compartir con ustedes esto que llegó a mi mente luego de repasar mil veces las palabras de un conocido: “Por supuesto que la felicidad es un derecho, todos nacemos con derecho a ser libres y de esta forma ser felices”, me dijo aquella vez enfrentando la realidad a mi rostro y entonces supe que era cierto, no había persona sobre la faz de la tierra que pudiese doblegarme hacia la tristeza porque yo, como ser humano, tenía el derecho, como tú, de ser tan feliz como yo quisiera. Y utilizo la palabra “quisiera” porque hay personas que aunque no se dan cuenta, no les gusta ser felices. Si es verdad, no les miento, sonreirán y dirán “está demente, todos quieren ser felices” pero la verdad, dentro de muchas almas que he conocido en la inmensa sociedad, muchos no se permiten a sí mismos ser felices. Se revuelcan en las entrañas del dolor, del abandono, la ira y la tristeza, y lo mejor de todo, les complace estar allí pero jamás podrán aceptarlo.

Es cierto también que la felicidad es totalmente subjetiva, es decir, para todos la palabra felicidad tiene un significado diferente. Y si, es cierto, de establecer la felicidad como un derecho legal estaría sujeto a la supresión de las cosas que lo impidan como la enfermedad, el estrés y hasta la muerte. Me explico, yo sería feliz de recibir entradas gratis para escuchar a la Orquesta Sinfónica o ver una obra de teatro o también sería feliz de ganarme quince millones de dólares en la lotería internacional, pero estos deseos, esta “felicidad” es lo que yo denomino una felicidad superflua, hecha a base de cosas y sucesos tan materiales y vanos que no llenarían plenamente mi alma. Un ejemplo de sucesos que llenarían un alma, la felicidad de un padre al ver como camina su niño o dos horas junto al amor de tu vida.

Tal vez no sea un alma sabia, puesto que aún mi camino es largo, pero las experiencias de la vida han llegado a mi y la conclusión ha sido ésa, todos, absolutamente todos tenemos nuestro derecho de ser felices. Y no de tener el “estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien” como lo describe la Real Academia Española, sino mas bien ser plenamente felices, alcanzar ese nivel de felicidad increíble donde pensamos que estamos en un cuento de hadas que muchas veces sucede junto a los seres que amamos.

Nuestra realidad es triste, mucha gente muere sin saborear la felicidad, sin poder alcanzar la felicidad porque quieren que llegue a donde esté sentados, mucha gente es insatisfacible porque no existe nada sobre esta tierra de Dios que cumpla sus altas expectativas, mucha gente halla la “felicidad” en los vicios y demonios y mucha gente no se deja amar y lo peor de todo ¡Nadie lo reconoce, nadie hace nada al respecto! Solo nos quejamos de la realidad y nos arrastramos hacia el futuro.

“Es que yo también tengo derecho a ser feliz” oímos cuando la gente se queja de los problemas persistentes, cuando perdidos en el camino pensando en otro lugar menos en el transporte en que vamos, las personas te toman por confesor y te relatan su vida, vaciándose con un grito desesperado y abriendo espacio para nuevas vicisitudes. Pero la verdad ¿Por qué no dejamos de lamentarnos por las cosas que suceden y no hacemos algo por cambiarlo?. “Es que se me va de las manos” si tal vez una vez, dos y hasta tres veces pero no por eso tienes que dejar de intentarlo ¡Tu felicidad está en ti junto a las fuerzas para alcanzarla! Por lo tanto, gracias a ese mismo derecho de poder luchar para alcanzar nuestra felicidad también debemos ser capaces de cumplir con la obligación que presenta dejar que nuestro prójimo lo sea, sin impedirle o causarle obstáculos, sin robarle su felicidad gracias a la dichosa envidia. No puede ser que padres prohíban al hijo su libertad de alcanzar sus deseos, no puede ser que los desamparados esperen sentados alguna ayuda, no puede ser que los ancianos y niños sean abandonados, no, porque en su derecho, deben ¡Exigir y luchar por alcanzar su propia felicidad!

Así que en conclusión, mis pequeñas estrellas flotantes mi mensaje es directo: sean felices sin sentirse culpables por serlo, no dejen jamás que les sometan, que les corten la felicidad bruscamente, porque si de algo estoy segura es que ese sentimiento tan grande va de la mano con la paz y el amor. No se vean sometidos a dar explicaciones por sus sonrisas y no pidan disculpas por estar felices en un día negro para otro, porque hoy, ahora, en este momento es Tú turno de ser feliz, de tomar la vida por la mano y luchar por romper con ese pensamiento sobre la felicidad total como una utopía. Es simple, amen, sean libres y así felices y la paz del mundo estará con ustedes.

Siempre suya, Lynx Orionis.

Anuncios

5 pensamientos en “Felicidad. Derecho Inalienable e Inamovible.

  1. … Tu si que das en el punto Lynx..
    Jamas alguien me lo habia explicado de esta manera la felicidad y nunca habia recibido un consejo como este.. Ni Coelho ni Neruda, tampoco la psicologa de la revista ESTAMPAS.. Nadie..
    Gracias por abrirnos tu corazon y mostrarnos el verdadero significado de la felicidad..
    Pero yo en mi pobre conocimiento te pregunto..
    ¿Y como podemos hacer para que no nos corten la felicidad?
    A veces es muy dificil mantener una sonrisa teniendo un exterior que nos hiere..
    Con amor, MFG.

    Me gusta

  2. Apreciada MFG,
    Muchas Gracias por estar pendiente de Artes Humanas. Te agradezco los halagos pero pienso que mi camino a penas comienza como para ser comparada con el magnánimo pensamiento de mi amado Neruda o la sabiduría de Cohelo.
    A veces es difícil ver el camino en medio de un ámbito desastroso e hiriente, pero siempre debes de tener en cuenta el hecho de que la Luz, por muy fuerte que sea la oscuridad, jamás debe apagarse y mucho menos la luz dentro de ti. Cuando sientas que estás a punto de decaer recuerda esos momentos de dicha y trata de tomarlos con tu mano.
    Jamás decaigas, una vez más gracias.

    Siempre, Lynx Orionis.

    Me gusta

  3. Querida Lynx,

    Como siempre demuestras tu divino don al expresar con las más sencillas palabras un sentir tan profundo y caótico como lo es la felicidad, como dice MFG das en el punto clave aquel punto tan fino y pequeño dentro de nuestro ser tan difícil de penetrar y hacer vibrar con tus pensares simplemente lo hacen, desde aquí un fiel seguidor en tu evolución rumbo al futuro, que de verdad pienso y creo con la seguridad de mil soles ardiendo que tus memorias marcaran algún día las bibliotecas junto a los grandes escritores de la historia.

    Dark Orión

    Me gusta

  4. ANGIE
    Estimada Lynx,
    tienes una perspectiva amplia sobre lo que significa la felicidad, mueves corazones con cada una de tus palabras, pero como enmarcar a la Felicidad en un derecho inalienable que toda persona pueda gozar si la felicidad es subjetiva pues asi como se tiene derecho a ser feliz se podria decir tambien que tengo derecho a ser infeliz contrario censu. como explicar ello.

    ANGIE

    Me gusta

    • Querida Angie, me alegra mucho que te detengas en este rincón de mis sueños a reflexionar sobre lo que compartimos, la verdad, presentas un gran punto, como dices “todos podemos gozar” de la libertad sentir lo que queramos, pero la verdad, todo lo manejamos desde nuestro punto de vista, para mi los sentimientos deben formar parte de esa libertad que nadie puede negarnos y que está atada a nuestro ser (subjetivo) si, tomo la felicidad porque me pareció un sentimiento que todos perseguíamos pero si, tanto como tenemos ser derecho a ser felices podemos ser tristes, todo está en lo que nosotros queramos, en lo que nuestras almas desean. No “enmarco” la felicidad, sólo la trato de liberar de esas cadenas internas que tenemos que la oprimen. Una vez más querida Angie, eres bienvenida a formar parte de la familia de Artes Humanas.
      Siempre suya, Lynx Orionis.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s