José María Vargas: Grandioso Prócer de Venezuela. Biografía Completa.

jose-maria-vargas090412_01

Al unir mentalmente la palabra prócer y Venezuela, a nuestras mentes llegan ilustres militares de la campaña admirable como el Libertador y sus maestros, Antonio José de Sucre, el Generalísimo Miranda y Páez. Sin embargo, personajes que marcaron la historia de nuestro país pasan desapercibidos, como sucede con el Ilustre Maestro de Maestros, el Doctor José María Vargas.

Nacido en La Guaira, el 10 de Marzo de 1786, día por el cual se celebra a nivel nacional el Día del Médico, fue una luz que el mundo sólo procrea para alumbrar a la humanidad durante tiempos de penumbra. Hijo de Doña Ana de Jesús Ponce y de su amadísimo esposo Don José Antonio  Vargas Manchuca, fue el hijo mayor ejemplo, no sólo para sus hermanos, sino también para cada joven que desea el progreso de su tierra.

El estudioso adolescente termina rápido sus estudios básicos empezados en 1798 sabiendo que es sólo a expensas del estudio que se construye un camino al progreso, alcanzando el grado de Bachiller en Filosofía a sus 17 años de edad (1803) a través de la Real y Pontifica Universidad de Caracas la cual más tarde, gracias a su excelente rectorado, alcanza su nombre y prestigio actual: Universidad Central de Venezuela.

El reformador de los estudios médicos venezolanos ya era sabedor de diversas materias para entonces como Filosofía, Cánones, Leyes, Teología, Canto Llano, Música y, por supuesto, Medicina. Su pasión le lleva a cometer un acto imprudente, donde arriesgaría su futuro como apuesta al destino a ver los fines que éste le preparaba: tres años después (1806), en el momento en que completó la formación sacerdotal, el intrépido joven se para frente a las autoridades religiosas que le conferían su beca estudiantil (ya que atravesaba una temporaria difícil situación económica) y contrario a los deseos de éstos mismos, que lo llamaban al orden sacerdotal, les pide que dejen continuar sus estudios con la rama médica, honor que se le concede en exclusivo gracias a ser un espléndido estudiante.  Dos años más tarde entonces, culmina sus estudios en el país (1808) recibiendo los títulos de Bachiller en Medicina el 04 de Mayo, Licenciado en Medicina para el 11 de Noviembre y gracias a su tesis doctoral, éste grado asciende dieciséis días después.

Habiéndose graduado se dirige a Cumaná por asuntos personales, donde durante su estadía, como características de su ser, reforma una pequeña porción del sistema de salud y es nombrado Director e Inspector de los Hospitales Militares, Vocal de la Junta Gubernativa y Diputado a la Asamblea Federal del Estado de Cumaná (1810). A pesar de ello, esto no era suficiente, sólo el principio de una gran lucha y manifiesta un constante incremento en sus deseos por viajar al extranjero y continuar sus estudios. Como proeza del destino y facilidad de las moiras para trazar perfectamente los hilos de la vida, Vargas llega a Caracas a tiempo para experimentar el terremoto del jueves santo de 1812, el cual alcanzó un ocho en la Escala Sismológica de Richter, tomando veinte mil vidas,  denominado por los religiosos como castigo del Cielo por la lucha contra la corona española. Este sismo, motivo de las palabras eternas del libertador,  deja a la ciudad y otras zonas en estado de emergencia. El Dr. Vargas arma la atención de emergencia con pocos recursos, distribuyéndolos a la atención de heridos, disposición de cadáveres, distribución de medicinas y alimentos y la instalación de un hospital.

Por tanto, fue reconocido y galardonado, inclusive la municipalidad le nombra Médico de Sanidad de la Villa y recomienda su nombramiento como Inspector en el Hospital General con goce de sueldo. No obstante, el responde lo siguiente:

” …En los lastimosos momentos de azote tan espantoso, nadie sino los perversos, dejan de aplicar toda su posibilidad al consuelo de la humanidad doliente. A no haberlo yo hecho, con respecto a mi facultad bienhechora, yo habría sido el hombre más criminal; y en el desempeño de un deber tan sagrado, no soy acreedor a alabanzas ni a recompensas. Yo continuaré siempre llenando mi obligación hasta la perfecta curación de los estropeados que aún restan por sanar, sin que sea preciso cargar los fondos de propios con veinticinco pesos mensuales… “

Al volver a Cumaná, víctima de los problemas políticos, fue tomado entre de los presos  que tomado parte en la Legislatura y condenado a prisión en las bóvedas de La Guaira hasta 1813 por Francisco Javier Cervériz.

boro future mind's

El Libertador, al tomar riendas en el asunto manda su liberación y de inmediato,  Vargas parte a Europa para continuar sus estudios, siguiendo su plan de vida. Motivo por lo cual fue victima de insultos y desprestigios del gentilicio, alegando que era un cobarde, por abandonar su país en difíciles situaciones políticas. Sin embargo, para Vargas nada pudiese haber sido capaz de detenerle, ansiaba el conocer y el saber y debía partir para saciar esta sed inagotable, dejar los conocimientos básicos, sólo para profundizar aún más.

“Mi infancia ha sido tan isleña en costa firme como la de mi padre en su isla. Pocas horas de hogar; toda mi primera infancia fue amargura. Sólo mis primeros doce años me hacen amar mi primera juventud. Luego el deseo de aprender, estudiando desesperadamente, pero sin maestros, sin métodos, sin establecimientos, sin oportunidades. Aprendía lo poco, la miseria que aquí nos dejan aprender, latín, filosofía experimental sin experimentos, matemáticas sin matemáticos, medicina con un maestro inepto, sin ciencias accesorias, sin conocimientos de Anatomía,  Química ni Botánica…

… Soy médico, pasarán muchos años para que yo me considere un verdadero médico.”

24 de Diciembre 1813.

Camino a Europa.

En el viejo mundo, el Doctor, con el propósito de ir a Edimburgo a perfeccionar sus estudios médicos y quirúrgicos, logró dominar diversas materias desde la cirugía a la química, pasando por la botánica y anatomía. En Londres obtuvo su incorporación al Real Colegio de Cirujanos, perfeccionando los conocimientos de las materias nombradas, aprendiendo además la Obstetricia y Mineralogía, aprendiendo las artes de las cirugías oculares y dentales. Así también desarrolló su inglés, francés y griego. En París, afirma los  conocimientos médicos y de las ciencias naturales, sin perder tiempo y refirmando que deja su país, sólo para traer las bondades del progreso, a través del estudio.

Al culminar sus estudios, se dirige a Puerto Rico, durante el año 1819, debido a que su familia, como consecuencia a las dificultades políticas que atravesaba el país, debieron emigrar a sus tierras lejanas. Al volver con su familia y no regresar a su tierra, las habladurías de las masas incrementaron “afirmando su cobardía”. En el Archipiélago practicó sus nuevos conocimientos en cirugía y medicina.  Conoce a Auguste Plee, botánico francés, el cual, asombrado de su elocuencia e inteligencia abundante nombra en su honor un género de troncos y de orquídeas únicas de la flora suramericana.

Alaticaulia_vargasii

Desarrolló una ingente labor profesional y científica. Fue Miembro de la Junta Superior de Sanidad,  redactó numerosos trabajos y realizó cambios en el sistema de salud pública, quedando escrito en la historia de la medicina de esta isla caribeña. Para 1825, decide regresar a Venezuela definitivamente, como tiempo de espera para el reconocimiento de Venezuela como país independiente.

Fijando residencia en Caracas empieza la reforma de la medicina en Venezuela a través de cambios en la terapéutica médica y quirúrgica. Un año más tarde, 1826, se casa con Doña Encarnación Maitín del Castillo, la cual muere el año siguiente.  José María Vargas fue el primer venezolano en diferentes de sus acciones: Primero en realiza un Postgrado en el Exterior y en consecuencia, el primero en estudiar Cirugía (Londres), Obstetricia (Glasgow). Asimismo, primero en realizar estudios sobre el agua como mineral, durante su estadía en Puerto Rico. Fue el primer botánico del país y tuvo una gran colección de plantas, e inclusive se tropezó con el padre de la geografía, Alexander Von Humbolt, durante su paseo por el país en busca del conocimiento sobre los recursos  naturales gracias a la epidemia de tifus desatada en Centroamérica, al cual impresionó y puso sus respetos.

Así también , Vargas, amante de la anatomía, puso a disposición la Sala de su propio hogar para el estudio de la anatomía, fundando de ésta forma, el primer anfiteatro anatómico de Venezuela, en el cual se utilizaba la indumentaria de su propiedad adquirida en Europa. También, buscando la transformación de los estudios médicos en el país, dictó los primeros cursos de dicha materia a partir del 16 de Octubre de ése mismo año.

José_María_Vargas_signature

Durante 1827-1829 Vargas  fue electo Rector de la Universidad, instalando la Cátedra de Anatomía el 31 de Octubre de su primer año como rector, la de Cirugía, dos años después y la de Química siete años siguientes. Fue también, electo Diputado por Caracas al Congreso Admirable, donde propone la existencia de instituciones populares y representativas, la inviolabilidad de la libertad de prensa, la integración nacional, centralización administrativa, la libertad de cultos y aumento en la seguridad de personas y bienes. Por otro lado, el General Páez le propone el cargo de Prefecto del Departamento de Venezuela, aunque éste lo rechaza. El año de la muerte del Libertador fue electo Diputado por Caracas al Congreso Constituyente de Venezuela y Bolívar, siete días antes de su muerte, le nombra uno de sus albaceas fideicomisarios. En 1842 preside la Comitiva encargada de repatriar los restos mortales de Simón Bolívar y realiza la necropsia conocida, reconstruyendo algunas piezas deterioradas del cadáver.

Tomando el año de 1831 para viajar a Saint Thomas y atender asuntos familiares y descanso, vuelve a retomar sus deberes y funciones un año más tarde. Durante 1833 reduce casi a la mitad la morbilidad de tétanos en infantes implementando un sistema de cursos de Obstetricia en el país y realizando el Control de Comadronas.

 En 1834 es nominado candidato para la Presidencia de la República y ganador de las elecciones un 06 de Febrero del siguiente año, inaugurando el Poder Civil, siendo el primero de éstos en ocupar el liderazgo del país. En Junio un grupo armado, en Maracaibo, se subleva. No obstante, es en Caracas donde se inicia el Movimiento de las Reformas que sacude a la ciudad con un Golpe de Estado, a pesar que ya éste era conocedor de la situación gracias a los rumores que sus fieles habían llevado a sus oídos. Formó entonces un Consejo de Gobierno en las pocas horas, informó lo sucedido y colocó en manos del General Páez la milicia del país, permitiendo la sublevación de estos caudillos. Páez, en pocas semanas expulsa de la capital a los rebeldes y repone a Vargas como presidente constitucional luego de tal acto ilegítimo.

Su Presidencia dura únicamente un año ya que se hicieron acto las palabras dichas, como ocurrió muchas veces, cuando conoció su dominación a candidatura “Venezuela no está lista para que yo la Gobierne“.

Volviendo a los actos médicos, en 1837 publica la primera edición de sus clases de Anatomía, denominadas Curso de Lecciones y Demostraciones Anatómicas de la Universidad de Caracas, primer libro de anatomía del país y el primero de septiembre de 1842 inaugura el Curso de Química Médica, publicando también el Texto Manual o compendio de Cirugía. No obstante, su papel en la política no terminó con el fin de la presidencia ya que fue durante 1838-1851 Director de Instrucción Pública, cambiando la forma tradicional de la educación a través de un Plan de Educación Popular, basado en la gratuidad, suficiencia, diversidad y  moralidad de la educación, incluso es denominado fundador de la dignidad del magisterio.

Por motivos de una repentina salud en decaída viaja hacia Nueva York, centro americano de los mejores estudios médicos, donde un año más tarde de manera inevitable muere el 13 de Junio, inhumado en Long Island. El 27 de Abril de 1877, sus restos fueron repatriados e inhumados en el Panteón Nacional, donde permanece hoy en día, siendo el primer Civil y Doctor presente en este elevado altar de la Patria.

Silvestre Chacón - Jose Maria Vargas - 01 Santa Fe

El regenerador y protector de la Ciencia, Padre de la Medicina en Venezuela, es un ejemplo de constancia, genialidad, progreso y determinación digno de admirar y ser elevado entre los más grandes próceres de nuestro hermoso y extenso país.

Siempre Suya, Mary.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s