¡Quinto aniversario en WordPress!

Mi quinto aniversario en WordPress resulta de muchos años con cambios de personalidad propios de la adolescencia. De hecho, mi blog me vió crecer y consolidarla y, en muchos casos, fue víctima de mis elecciones en gustos y estrategias para afrontar la vida. Desde “Artes Humanas” a “Raíces” mi pequeño espacio web, que siempre consideré un pedacito de mi alma en la red, me permitió, permite y permitirá compartir con ustedes primeramente mis pensamientos productos de la vida que dura es para todos, y por supuesto las grandiosas artes que resultan de hombres que brillan como estrellas en el espacio de la historia de la humanidad.

Últimamente los he tenido abandonados, y como siempre me disculpo, mi carrera no siempre me permite estar de mano enamorada con las artes, pero siempre los tengo en mente ideando nuevas cosas para traerles a ustedes y pues en éstos meses tratando de sacar más tiempo para cumplir con el #ReadingChallenge como ya les he prometido.

Asimismo, los últimos días tan rápidos y a la vez lentos me han resultado tan agresivos y violentos por situaciones ajenas a mi y he necesitado más que nunca de éstas palabras que les regalo hoy en mi 5° aniversario y que espero que como a mí, les funcione de bastón cuando creemos que ya todo está acabado.

El vigésimo sexto presidente de Estados Unidos, Theodore Roosevelt, no es mi favorito pero su personalidad exuberante muchas veces se acompañó de fuertes y gloriosos discursos como éste que les voy a presentar: “The man in the Arena” (El hombre en la arena). La Soborna (Universidad de París, Francia) en 1910 escuchó el discurso sobre el ulterior poder de la resiliencia:

“It is not the critic who counts; not the man who points out how the strong man stumbles, or where the doer of deeds could have done them better. The credit belongs to the man who is actually in the arena, whose face is marred by dust and sweat and blood; who strives valiantly; who errs, who comes short again and again, because there is no effort without error and shortcoming; but who does actually strive to do the deeds; who knows great enthusiasms, the great devotions; who spends himself in a worthy cause; who at the best knows in the end the triumph of high achievement, and who at the worst, if he fails, at least fails while daring greatly, so that his place shall never be with those cold and timid souls who neither know victory nor defeat”.

“No es el crítico quien cuenta; ni aquellos que señalan como el hombre fuerte se tambalea o en qué ocasiones el autor de los hechos pudiera haberlo hecho mejor. El reconocimiento pertenece realmente al hombre que está en la arena, con el rostro desfigurado por el polvo, sudor y sangre; al que se esfuerza valientemente, quien yerra,quien da un traspié tras otro pues no hay esfuerzo sin error e inconvenientes; pertenece a aquel que realmente se empeña en lograr su cometido; quien conoce grandes entusiasmos, grandes devociones; quien se consagra a una causa digna; quien en el mejor de los casos encuentra al final el triunfo inherente al logro grandioso; y que en el peor de los casos, si fracasa, al menos caerá con la frente bien en alto, de manera que su lugar jamás estará entre aquellas almas frías y tímidas que no conocen ni la victoria ni el fracaso”.

No hay palabras más importantes que aquellas que levantan un trabajador caído; que aquellas que regresan a casa a una oveja perdida; que aquellas que devuelven al soñador la inspiración para seguir luchando. Que éstas palabras no las lleve el viento y sean impulso para levantarse del suelo y continuar el sendero de la vida, que sólo vale la pena si no es fácil.

Gracias por acompañarme éstos cinco años, por la fidelidad y felicidad que me dan con una vista, comentario o compartir. Espero que vengan muchos años más, llenos de lecciones que compartir con ustedes y de recompensas gloriosas producto de una sed inagotable por conocer muchas más artes y cultura.

“El hombre culto es un artista, un artista en la humanidad”. -Ashley Montagu.

Siempre, Lynx.

Reseña: La Mujer del Viajero en el Tiempo – Audrey Niffenegger.

“Todo parece simple hasta que piensas en ello. ¿Por qué la ausencia intensifica el amor?” Clare.

 Sinopsis

Clare Abshire una pequeña de 6 años conoce a Henry DeTamble, un hombre de 36 años quien (desconoce) es el amor de la vida. No, no es pedofilia. De hecho, ése hombre es su marido que viene del 2000 donde ella tiene 28 años. Henry sufre de Cronodesplazamiento, un desorden genético que le provoca viajar en el tiempo impredeciblemente bajo situaciones de estrés o de emociones súbitas. Es una novela con muchos presentes, futuros y pasados porque “todo sucede ahora y al mismo tiempo” donde no se sabe cuál es la causa y cual la consecuencia. Por ejemplo, siguiendo la línea de tiempo de la vida de Clare, que es la forma en que comprendemos el tiempo, ella a sus 20 años conoce a Henry en 1991 y es primera vez que éste la ve aunque ella le conozca desde los 6 años, bueno, a versiones mayores a la versión actual de Henry ¿Confuso y envolvente? sí. Todo comienza a cuando Henry tenía 5 años, momento en que descubre su afección y lo que ésta involucra: es capaz de desplazarse hacia adelante y hacia atrás, incluso de conversar con versiones de sí mismo, pero es incapaz de controlarlo: no sabe a dónde irá y cuánto tiempo permanecerá ahí; y por encima de todo: Henry “aterriza” en los respectivos espacios como Dios lo trajo al mundo. Su ropa y calzado se quedan en el tiempo, incluyendo las prótesis dentales: hilarante.  Sino es parte de él, se queda. En vista de esto, Henry desarrolla muchas habilidades de supervivencia, como romper cerraduras, autodefensa y pequeños hurtos que aprende de versiones mayores de sí mismo, que viajan al pasado para enseñarle. Usualmente viaja a eventos importantes de su vida: Casi siempre viaja entorno a Clare y su familia. Gran parte de la novela transcurre dulcemente entre el amor de Clare, Henry y los problemas de su trastorno, con el tiempo el final se hace más oscuro: “el viaje a través del tiempo se convierte en el medio para representar la arbitrariedad, la fugacidad y la pura mala suerte”.

“Cuando me encuentro ahí fuera, en el tiempo, me invierto, trocado en una versión desesperada de mí mismo”. Henry.

Reseña

Portada del Libro.

Lo primero que debo advertir es: lee esto a riesgo propio. Ésta vez no les escribo para darles la sed y corran por éste libro, les escribiré para dar mi completa valoración personal del mismo, y por ser éste en específico, no podré decir algo sin revelar cosas sustanciales del mismo. Lo hago porque causó en mí un estrago que no puedo controlar como es debido y necesito opinar para ver si como a mí, les aprisionó en el mar de la reflexión. Así que ve y léelo, que si estás leyendo esto es porque quieres hacerlo, y luego vuelve para que debatamos sobre sus exquisitas crónicas.

Una vez escuché “los verdaderos amores mueren con sus protagonistas”. Quizás eso sea verdad, pero nuestro deseo humano va más allá de lo que podemos controlar: todos estamos sedientos de amor. Y por eso aunque los libros estén llenos del evento predecible, somos adictos a los grandes romances. ¿El evento predecible? La muerte. ¿Qué no? María (La de Isaacs), Catherine Earnshaw, Penélope, Julieta, Marguerite Gautier.

 “The time Traveler’s wife” es la primera novela escrita por la estadounidense Audrey Niffenegger y publicada en 2003. Categorizada como una “novela romántica de ciencia ficción” (éste último un género que particularmente no me atrae) fue capaz de convertirme en la adicta a sus letras a pesar del sueño y los deberes  (que me respiran en la nuca), pero no pude parar hasta completar su historia, que me deja vacía y con ganas de más. Para rematar, la narración es en primera persona, así que sientes lo que Henry o Clare sienten, piensan o desean: No hay forma de escaparse.

Su profundidad emocional realmente te deja en vilo. Ésta poca convencional historia de amor es una forma imaginativa y sabia expresión sobre los sentimientos, el destino y sobre lo único perdurable y definitivo: el amor.

La novela plasma inteligentemente el determinismo, la cual es una doctrina filosófica que sostiene que todo acontecimiento físico, incluyendo el pensamiento y acciones humanas, están irremediablemente determinadas por la irrompible cadena causa-consecuencia, fijadas tanto en el pasado como en el futuro. Con esto, la autora niega a Henry y Clare la mayor de todas las habilidades humanas: el libre albedrío, la elección. Su destino está marcado por el trastorno de él y las moiras sonríen de nuevo.

A pesar de la compleja estructura de la narración debido a la disparidad del transcurso de los eventos que oscilan temporo-espacialmente según la perspectiva de los personajes, Niffenegger con mucho talento y una prosa ágil que conduce a una lectura dinámica, permite una total comprensión de los sucesos que inclusive admite plantearse teorías sobre el inequívoco final.

Y eso se hace real cuando te sientes feliz o triste porque advertiste el resultado de los eventos que lentamente se tejen entre sí y entonces lees entusiasta en espera de los eventos a suceder o al contrario, lees con resignación y/o dolor esperando el golpe y piensas “George R. R Martin no es tan cruel después de todo”.

 Otra cualidad importante del libro es que a pesar de que la esencia de la historia reside en la vida común de los enamorados, te compenetras con ellos pero aún no los entiendes en su totalidad porque vas descubriendo cosas de sí mismo junto al protagonista. Me sucedió especialmente con Clare y sus trasformaciones, por ejemplo, posterior a la muerte de su madre por cáncer, sus abortos, la relación con Gómez (que no me simpatizó) o la amistad con Claire (que aun no comprendo).

Objetivamente, algunos aspectos que no me enloquecieron fueron: Primordialmente, la pasión por las artes plásticas y la taxidermia que siente la autora que se plasman vivamente en su obra, que muy particularmente me resultó “cansón” episodios enteros de Clare describiendo su obra interrumpiendo sucesos importantes.

En segundo lugar, no me satisfizo el desconocer el motivo por el cual Henry nunca viajó al futuro para ver a Clare pero si a Alba. Por último, aunque respeto que cada autor plasme su final, Henry era demasiado bueno para morir de esa manera. Sin embargo, millares de cosas fueron positivas, y definitivamente éste libro lo recomiendo, por lo rico de la cultura que impregna la trama, por su complejidad y por su amor.

Además, muchos de los conflictos planteados son los de la vida cotidiana: relaciones con los padres, desconcierto hacia el futuro, indecisión y miedo, impotencia cuando algo se va de las manos, deseo por evadir la crueldad de la realidad, el dolor que provoca la certeza de saberse solo, porque indudablemente todos se marcharan algún día.

 «Es una elegía al amor y la pérdida». Charlie Lee-Potter.

No quise ver la película primero. De hecho, aún no la he visto. No sé si podré verla. Una vez que un libro ha calado tanto en ti, es casi imposible que no te molestes con el productor por los detalles que quizás no son fáciles de plasmar en la pantalla, siempre he sufrido de una incapacidad para desligar el libro de la serie/película y muy pocas historias me satisfacen en ambos aspectos.

Con éste libro cumplo con el primero del #ReadingChallenge de Popsugar (siendo el #17 de la lista), recomendado por un buen amigo que me lanzó el destino hace unos meses a quien le agradezco enormemente por presentarme a Henry y su Clare, a su idilio temporal.

Supongo que finalmente mi musa dormida ha despertado. Necesitaba una vez más despertar sobre el divino olor de los libros, despertar a mi vida de lectora: ¡Gracias Henry! A veces la vida nos hiera de tal manera, que hasta las más sutiles artes (que no son culpables de nuestro dolor) pagan la cuenta.

 ¿Y ustedes que piensan? ¿Destino o casualidad?

Siempre, Lynx.

 *P.D: Sé que éste post fue increíblemente largo, lo siento. ¿Cómo callar mis dedos cuando el alma canta?

¡Reto para el 2015!

Hola a todos. Disculpen la tardanza y lo corto de la publicación, muchas veces el tiempo es la esencia del todo y nos resulta insuficiente. En ésta oportunidad les traigo un reto para el 2015 que llegó a mi conocimiento gracias a un amigo. Quizás para un ávido lector realmente esto no sea un desafío, pero para personas como yo, sin mucho tiempo pero con un gran deseo por la lectura, es realmente un gran contienda contra el tiempo y a favor del arte.

tumblr_static_d8xt6eayo3k0444co4kg8k4sw copia

Sé que es un poco tarde para comenzar “las proposiciones de año nuevo” pero Popsugar, la red de sitios web en inglés, libera cada año un reto para los amantes de la lectura bastante ambicioso, para que empezando el año calienten motores y sean capaces de abarcar todos los libros que se puedan leer.

Este reto provee de una amplia gama de tipos lecturas que abarca géneros y eras y no libros específicos, lo que facilita “adapatar” cada una de las categorías a nuestros deseos o ambiciones personales. Realmente no es obligatorio leer los 50 libros (técnicamente 52 ya que uno de los retos es una trilogía) ya que con un libro podrías cumplir con dos o tres categorías, pero es divertido diversificar la lectura fuera de nuestra zona de confort incluso puede sorprenderte de los libros que crees que no te gustaran y lo hagan, o de la cantidad que puedas leer.  Aquí les dejo la imagen con el reto en español, pero pueden buscar la publicación original en su sitio web. Para verlo pulsa aquí.

01

*P.D Debes hacer clic en la imagen para leerlo con facilidad.

Parece que Popsugar nos ha embarcado en 50 viajes y universos diferentes y mi proposición es: ¡Bon voyage!

“Todo aquel que lee, deja en un cajón de sus recuerdos una anécdota más para su existir”

Siempre, Lynx.